fbpx

La Magnitud Inimaginable Del Potencial Del Hombre

“Y Yisro oyó las cosas que HASHEM había  hecho por Moshe y Yisroel” – Shemos 18:1

Con estas palabras, la Torah explica que motivó a Yisro unirse al pueblo Hebreo.  El había oído de los milagros tan grandes que HASHEM hizo, los diez makkos, la division del mar…todo fue hecho para Moshe y Yisroel.

Rashi hace una observación sobre este pasuk.  La Torah parece comparar a Moshe con todo el pueblo de Israel con las siguientes palabras “eso lo que hizo HASHEM por Moshe y Yisroel.”  Esto implica que todo los eventos estupendos de Yitzivas Mitzrayim fueron hechos por la igualdad de los dos:  Moshe y el pueblo entero de la nación Hebrea.

Rashi explica que no solamente es esto correcto es lo que la Torah nos esta enseñando.

Moshe en verdad era el equivalente a la nación entera.  La Torah dice, “eso que HASHEM hizo fue para Moshe y Yisroel” para enseñarnos precisamente este punto.

¿Como es posible que una persona equivale a una nación?

   El problema con este Rashi es que no parece ser posible que una sola persona podría ser equivalente a una nación entera.  En ese entonces, los hebreos consistían de aproximadamente tres millones de hombres, mujeres y niños incluyendo muchos zakainim, y muchos eran individuos que eran justos y virtuosos. Tan grande como Moshe pudo ser, ¿como es posible que una persona pueda equivaler a tantos?

La contestación a esta pregunta consiste en el entendimiento de la diferencia entre el crecimiento físico y espiritual.

En un plano físico, la persona humana es capaz de logros extraordinarios.  Un atleta Olímpico puede levantar una pesa pesando  mas de cinco mil libras y con un movimiento fluido puede levantarlo por encima de su cabeza — un acto que parece ser mas allá de la capacidad humana.  Aun así este atleta no comenzó alzando cantidades enormes.  El comenzó como cualquier otro, y a travez de un programa progresivo de entrenamiento, cambió su fisicalidad. Al desafiar su cuerpo sistemáticamente, acumulo fuerzas asombrosas.

Pero, ese crecimiento es limitado.  Tan fuerte como el pueda ser,  el todavía es hecho de carne y sangre. El no puede levantar en un banquillo un tren de cargas.  El no puede levantar una casa.  Si cruzando una cuadra un camion le golpeara, el terminaría igual que usted y yo.  Mientras que el puede haber cambiado su musculatura y IMC (Indice de Masa Corporal), su crecimiento se queda dentro de las limitaciones físicas.   

   Sin en cambio, el crecimiento espiritual es mucho mas expansivo y casi infinito.  Para poder llegar a un mejor entendimiento, tal vez seria mejor enfocarnos en quien somos.

El “Yo” que le comunica a mis dedos que se muevan, my lengua para hablar, y mis piernas para caminar es de una entidad espiritual.  Una vez, Yo, estuve sentado debajo del trono de HASHEM arriba en Shamayim y ahora me han puesto en este saco pesado de fisicalidad.

En un futuro no muy lejano, yo, una vez mas, sere separado de mi cuerpo y en cualquier nivel de perfección que yo all alcanzado, vivir eternamente.

Allí dentro se encuentra el concepto mas difícil que los seres humanos tenemos que enfrentar:  yo viviré para la eternidad.   Toda creación física tiene su limite de existencia.  Sea un dia, una temporada, o cien años, toda materia física es finita.  Sin embargo yo no soy corporal, yo soy espiritual, y yo viviré para siempre.  El mismo yo que piensa, siente, recuerda y entiende, vivirá mucho después que este cuerpo muera.  Yo soy diferente a todo lo demás en la Creación.

También así mi habilidad para cambiar es notablemente diferente.  HASHEM diseño perfectamente este mundo y nuestra existencia actual específicamente para que podamos crecer.  Nos han dado todas las oportunidades y las herramientas necesarias para moldearnos en poderosas entidades espirituales que pueden sobre pasar las más grandes existencias celestiales.

La dificultad que tenemos con este entendimiento de nuestro potencial es que nosotros pensamos in términos físicos y tratamos de aplicarlos al campo espiritual.  Sin embargo, HASHEM creo nuestro ruchniyus con unas reglas muy diferentes.

Si nosotros tomáramos prestado un mashol físico, trabajaría algo como esto.

Si el crecimiento físico no tuviera limites

   Imaginen, que HASHEM creo un mundo solamente para que el hombre pueda convertirse fisicamente grande y lo mas fuerte como sea posible. En este mundo, en vez que su crecimiento fuese despacio y con incrementos, todo pasara casi instantáneamente y sin limites.

Entonces nuestro prototipo de hombre quien llega al gimnasio el primer día pesando 150 libras, pone 100 libras en la barra y comienza el levantamiento de pesas.  Pues como el pone de sus esfuerzos, tiene  resultados y crece.  El proximo día  se presenta al gimnasio pesando 200 libras de músculo solido.  Ahora el pone 300 libras en la barra y comienza el levantamiento nuevamente – tan fácil como hacer un pastel.  Y estos esfuerzos también le dan resultados.  Y así, el próximo día se va al gimnasio pesando 250 libras y con facilidad puede levantar 400 libras.

Lo mas sorprendente es que su crecimiento era exponencial.  Pues cada día el se hacia mas grande y mas fuerte que el día anterior, ahora el puede hacer mas trabajo, que de por si es un reto para su cuerpo en mayor proporción, y de eso modo le causa mayor crecimiento. Debido al desarrollo el crecimiento sigue, y en un corto tiempo el llega a ser un enorme hulk, teniendo logros y retos físicos mas allá de lo comprensible.

Moshe Rabbeinu fue único

Aparentemente, esta es la contestación a Moshe Rabbeinu.  El fue creado con una nishoma única, y el usó su potencial en su totalidad.  Desde su primer momento de conciencia,  el se dedico al servicio de HASHEM. Como consecuencia, creció.  Ese crecimiento se complicó exponencialmente, nivel tras nivel hasta que el se hizo tan enorme que el solo equivalía a una generación entera. Algo que es imposible en el mundo físico, puede realizarse en el terreno del nishoma.

El significado para nosotros

Este concepto es muy pertinente a nuestras vidas.  Sin prestar mucha atención a esto, nosotros los humanos tenemos tendencia a evaluarnos.  “Ella es mucho mejor que yo soy.  El no es exactamente como yo soy. Olvídate de el; nosotros estamos en mundos diferentes.” Imagínese, que una persona que por muchos años estuvo debajo de usted en rango recibió  una promoción  — pero no solamente una promoción — ahora el se vuelve su jefe.  Ahora usted se encuentra que tiene que reportarse directamente a alguien quien por años usted era su superior.  El dolor de esa circunstancia es realmente verdadera.

El Mesillos Yesharim nos explica que el dolor no es nada comparado con el momento cuando yo dejo este mundo y veo la gente que yo conocí en vida.  Ahora las cosas son diferente.  Ellos son una torre por encima de mi.  Ellos alcanzaron mucho mas de su potencial basado en sus talentos divinos obsequiados por D-s.  Y porque ellos lograron mucho mas, esos son mucho mas grandiosos que yo.  Pero, no es eso, ellos solamente son un poco mas grandes que yo; ellos son millas por encima de mi.  Ese dolor es muy verdadero, y debería de motivarnos  a usar esta vida para el propósito original — para aprender, para crecer, y para cambiar nuestro ser interior.

Cuando una persona se enfoca en su verdadero potencial, la vida misma toma una dimension totalmente diferente.  Cada momento es una oportunidad valiosa para alcanzar niveles y adquirir riquezas que perduraran para toda la vida.

Este es un extracto del Shmuz en el libro de Parsha..

Get The Shmuz on the go!