fbpx

D-s Pelea Nuetras Guerras

El milagro del aceite 

¿Porque celebramos Chanukah?

“Cuando los Yivanim entraron al Beit HaMikdash, ellos profanaron todo el aceite asignado para prender las luces de la Menorah.  Cuando los Chashmonoim fueron victoriosos, ellos buscaron y pudieron encontrar solamente un pequeño receptor de aceite con sello intacto del Kohain Gadol.  El receptor tenia suficiente aceite para durar

solamente un dia, pero milagrosamente duró ocho días.  En honor del milagro del aceite que perduro ocho días, Chazal inicio estos día para Hallel y agradecimiento” – Gemara Shabbos 21b

Al Ha’Nisim:  el milagro de la batalla

El Maharal declara que esta Gemara parece contradecir lo que se dice en el Al Ha’Nisim, una oración que fue escrita cientos de años anteriormente por los Tanaim.  En el Ha’Nisim, nosotros proclamamos gracias a Hashem por el gran milagro de la batalla.  Nosotros le damos gracias a Hashem por habernos entregado las armadas de Yiyani en nuestras propias manos.  “Usted pelió nuestra batalla, juzgo sus juicios, tomó sus venganza.  Usted puso lo potente en las manos del débil, la multitud en las manos de pocos…”  De acuerdo con  el Al Ha”Nisim, el milagro de Chanukah fue que Hashem nos salvó de las armadas de Yivanim.  Aún la Gemara en Shabbos dice que nosotros celebramos Chanukah debido al milagro que el aceite duro durante ocho dias.  El Maharal pregunta, “¿Cual esta correcto?”

El milagro del aceite revela el milagro de la guerra.

El Maharal contesta que las dos razones son correcta, y que las dos son consistente

entre las dos.  El evento actual por la cual

damos gracias y cantamos Hallel es la salvación del pueblo Hebreo.  Ganamos la guerra contra

toda probabilidad.  De todos modos, no estaba claro de que la victoria fue un milagro.  Para las personas que vivían en esos tiempos, el triunfo militar parecía ser natural.  Se atribuía a la resistencia y a la valentía del Hebreo.  No era aparentemente que Hashem nos había salvado de las garras de Yivanim; sino aparentemente fue un suceso de “sus potencias, y las fuerzas de sus manos.”  Solamente a través del milagro del aceite que ellos pudieron entender el milagro de la batalla.  Cuando las personas vieron que el aceite perduro por ocho días – un milagro completamente visible hecho por Hashem – pudieron ver que sus triunfos en el campo de la batalla fue también de Hashem. El milagro del aceite les revelo el milagro de la guerra.

Israel no tenia un ejercito permanente 

Este Maharal se vuelve difícil de entender cuando tomamos en cuenta un resumen de historia básica.

Los eventos de Chanukah ocurren cerca de la mitad de la era del segundo Beit HaMikdash.  Desde el tiempo de Bavel donde se destruyo el primer  Beit Hamikdash hasta ese punto, el pueble Hebreo vivía debajo del reinado del los monarcas gentiles.  Nuestro derechos de existir y nuestra forma de autonomía gubernamental era decidida por el partido dirigente.  Nosotros éramos  un estado vasallo debajo de dominación extranjera, y cuando los Yivanim entraron a Yerushalayim, el pueble  Hebreos no tenian una armada permanente.

Ésta no era una guerra de una armada fuerte contra un oponente frágil y débil.  Era una guerra donde el imperio mas poderoso en el mundo entero contra un grupo de ciudadanos común, desorganizados y desarmados.

Mientras que la guerra en si duró tres años, durante el primer año completo del enfrentamiento no hubo ninguna guerra formal.    Dos armadas que no estaban peleando uno contra el otro; no había una armada Hebrea.  Los enfrentamientos consistían de peleas guerrillas.  Algunos Hebreos atacaban por sorpresa a los soldados Yivani, los mataban y tomaban sus armas.  Poco a poco, mas Hebreos se unieron a Yehudah Ha’Macabi, pero en cada punto de la guerra, los Hebreos siempre fueron menos en números, en armas y ridículamente menos preparados para la guerra que sus enemigos.

Los lideres de la rebelion fueron Kohanim

Aun mas sorprendente es que casi todos los guerreros no tenían experiencia en combate.  Los lideres de la rebelión eran Kohanim.  Un Kohain es un Rabi de Torah, servidor en el Beit HaMikdash, uno que guía the klas Yisroel en ruchniyut (cosas espirituales).  El no es un soldado.  Entonces esta no fue una guerra dirigida y peleada por soldados, sino por roshei yeshiva.  Es como si Reb Shmuel Kaminetsky dirigiera  la Yeshiva de Lakewood  contra la Marine Corp de los Estados Unidos.

¿Como entonces nadie pudo no ver el milagro de la guerra?

Ninguna evaluación inteligente de la situación podría haber pronosticado la victoria del pueble Hebreo.  Entonces, ¿como es posible que los Hebreos de ese tiempo tomaron estos eventos  como cualquiera otra cosa que no fuesen claramente los milagros que fueron.?

Esto parece ser algo natural para el ser humano.

La contestación a esta pregunta parece ser que cuando uno esta muchos años lejano y distante, uno gana ventaja privilegiada desde el punto histórico. Entonces el puede ver un evento dentro del contexto y fácilmente  puede reconocerlo como un milagro.  Pero para los que estaban en el la batalla día tras día, es mucho mas difícil ver el evento de  esa perspectiva.

A los participantes les pareció acontecimientos naturales. Hay que reconocer que las probabilidades eran pocas, pero los Hebreos ganaron.  Guerrilla tras guerrillas, batalla tras batalla, los Macabees salieron victoriosos.  No cabe duda de que hicieron muy bien, y es por eso que aparentemente sus habilidades,  ser astutos, y sus sabiduría en la batalla les ganó esas guerras.  Y por eso para las personas viviendo en esos tiempos el milagro fue oculto y fue cuando un evento en particular los enfoco.

Cuando los Kohanim regresaron al Beit HaMikdash y sacaron ese poquito de aceite que no podría durar por ocho días  y miraron como noche tras noche se mantenía prendida, todos supieron que fue un milagro.

Cuando ellos vivieron el milagro del aceite,  los últimos tres años fueron reconfigurado en sus mentes.  Ellos mismos podían ver las batalla como los milagros que eran.  Exactamente como el Maharal dijo, “El milagro del aceite revelo el milagro de la batalla.”

La lección de Chanukah es mirar detrás del velo de la naturaleza para afinar nuestra vista a la causa verdadera de los eventos, y para ver que Hashem es quien dirige el mundo y pelea nuestras  batallas – entonces y ahora.

Este es un extracto del Shmuz en el libro de Parsha..

Get The Shmuz on the go!