fbpx

Vida: La Escuela del Crecimiento

“Fíjate…que yo pongo ante ustedes hoy…la Bendición y la Maldición…!  La Bendición sobrevendrá… al acatar y cumplir los Preceptos del Eterno—vuestro Dios–, que yo les encomiendo a ustedes el día de hoy….”—Devarim 11:26

Hay dos caminos ante ti…

En estos posukim, la Torá expone dos caminos divergentes. Uno que conduce al éxito final y a la bendición, y el otro, a la devastación y maldiciones. Si tú sigues los caminos de HASHEM, serás ricamente recompensado. Mirarás hacia atrás los aňos de sacrificio con enorme alegría y satisfacción, y te dirás a tí mismo, “Cualquiera haya sido el precio que pagué, valió la pena. Ahora soy recompensado más allá de lo que hubiese imaginado.” Por otro lado, si no sigues los caminos de la Torá, llegará el momento en que lamentarás profundamente tu error, y mirarás hacia atrás y dirás, “Pobre de mí! ¿Cómo pude ser tan tonto? ¿Cómo pude haber escogido tan pésimamente?!

Un moshol de la vida

El Daas Zakainim nos ilumina con el concepto de lo que es un moshol. El dice que es comparado a un cruce de caminos.  Un camino que comienza como una senda dificultosa y llena de espinas, y que eventualmente  se abre, tornándose en un camino despejado. El otro camino, sin embargo, comienza como uno fácil, pero que termina en un matorral de espinas.  Un viejo se sienta justo al cruce de caminos y advierte a los transeuntes “Tengan cuidado, este camino comienza como uno fácil, pero termina lleno de espinas. Mejor escoja el otro camino. Aunque se vea un camino dificultoso de seguir, se abre y lo llevará con bien.” Todo el que escuche a este hombre, le irá difícil en este camino al comienzo de su jornada, pero viajará en paz por el resto del camino; mientras que aquel que ignore su consejo, quedará enredado en sus espinas por el resto del camino.

El Daas Zakainim nos dice que ésto es lo que la Torá expone. Si un hombre peca y se conduce de acuerdo a sus inclinaciones, hallará comodidad en este mundo, pero cuando muera, irá a Gehennom, lugar lleno de espinas. Sin embargo, si uno hace mitzvahs y estudia árduamente la Torá en este mundo, merecerá el Mundo por Venir, el cual es toda bondad, alegría y felicidad.

Qué ganamos de esta parabola?

Este Daas Zakainim es difícil de entender porque el significado de estos versículos es bastante obvio—si sirves a HASHEM, recibirás bendiciones; si quebrantas las mitzvahs, serás maldecido. Este Daas Zakainim no aporta más al entendimiento de este moshol. Si el punto es que tanto el castigo como la recompensa no son de este mundo sino del Mundo por Venir, ese concepto no necesita de una parábola para poderlo entender. Simplemente expone: “la Torá hace referencia al Mundo por Venir.” ¿Qué es lo que el Daas Zakainim nos trae con este moshol?

Para entenderlo, necesitamos una perspectiva diferente de la vida.

Entrenamiento progresivo de levantamiento de pesas

Una vez un muchacho de la yeshiva fue a un gimnasio de levantamiento de pesas para ponerse en forma. De niňo tuvo muy poca experiencia con los deportes y claramente estaba fuera de forma. El entrenador al darse cuenta de ésto, le muestra varios ejercicios y lo supervisa muy de cerca. Un día se escuchó que este muchacho decía sobre el entrenador: “No se qué le pasa a este entrenador. Cada vez que hago bien los ejercicios, va y aumenta más pesas a la barra para levantarla. ¿Qué es lo que le pasa a él?”

De lo que no se da cuenta este compaňero es de que el entrenamiento progresivo del levantamiento de pesas es el de incrementar el peso gradualmente. La meta es que el cuerpo crezca más. El aumento gradual del peso en la barra causa que el cuerpo responda en proporcion. El trabajo obviamente no es fácil. La actividad consiste en incrementar gradualmente y exigirle al cuerpo de tal manera  que el resultado sea que crezca más.

Esta es una buena parabola, ya que en la vida se nos presentan muchas situaciones diversas. Si una persona no entiende el por qué está en este planeta, se hará muchas preguntas. ¿Por qué la vida es tan difícil? ¿Por qué es que cuando ya tengo las cosas bajo control, aparecen nuevas circunstancias que nos sacan de lugar? ¿Por qué es que la vida no puede ser fácil?

Obviamente, a esta persona le está faltando entender cuál es el propósito de la vida. HASHEM nos pone en este planeta para crecer. Muchos de los retos y situaciones que se nos presentan son justamente por esta razón. No es por accidente, ni tampoco porque HASHEM no esté prestándonos atención. Todo lo contrario, estas situaciones que se nos presentan son para exigir algo de nosotros. Obran como catalizadores para hacernos cambiar nuestra forma de ser.

Cuando hablamos del entrenamiento de levantamiento de pesas, lo importante no es el aumento de pesas en la barra, sino la exigencia que se le impone al cuerpo para que crezca. De igual forma en la vida, las situaciones que enfrentamos no son tan importantes como la reacción que tenemos al enfrentarlas. Nuestra actitud y la forma como enfrentamos los retos es lo que nos convierten en quienes somos.

Cuando la persona entiende esta perspectiva, la vida misma va teniendo sentido. De lo contrario, consideraremos arbitrarias e injustas las situaciones que enfrentemos.

La respuesta: ¿por qué el Daas Zakainim usó el moshol?

La respuesta al Daas Zakainim parece ser de que este moshol define nuestro camino en la vida. El camino a tomar no es fácil. No es un camino ni de rosas, ni de lilas sino de espinas. Cuando uno lleva una vida apropiada, se nos presentan momentos de duda, dolor y confusión. Eso no quiere decir que estemos en el camino equivocado. Todo lo contrario, sería una mala seňal si la vida se nos presentara de manera fácil. Como el propósito de la vida es que crezcamos, necesitamos los retos de la vida para ayudarnos a alcanzar nuestro potencial. Si el camino esta muy nivelado, ésta es una seňal de que hemos escogido el camino equivocado.

HASHEM quiere que disfrutemos nuestra estadía en este planeta, mas existe un plan y un propósito para que ésto suceda. Si una persona vive de acuerdo a la Torá, encuentra profunda satisfacción y un sentido de paz y tranquilidad interior y verdadera simcha. Eso sí, la vida no es un paseo al parque, por así decirlo, mas bien es un camino de árduo trabajo. Están las pruebas y tribulaciones, trabajo duro y circunstancias que conllevan a nuestro crecimiento. Si la persona responde de forma adecuada, encuentra paz interior porque estaría en sincronización con el propósito de la vida. Este sentido de equilibrio es un indicador de que la persona está en el camino correcto, y que el trabajo que haga en su cammino le traerá verdadera alegría, felicidad y júbilo en este mundo, y mayor aún en el Mundo por Venir.

Este es un extracto del Shmuz en el libro de Parsha..

Get The Shmuz on the go!