fbpx

Yo Nunca Hago Nada Malo

“Háblale a Bnai Israel y a ellos diles: cualquier hombre cuya esposa se descarrila y cometa un acto de traición contra el…” Bamidbar 5:12

La Parasha de Sotah

La Torah describe los detalles de una Sotah.  Si una mujer se comporta en una manera que causa a su esposo de que sospeche de su infidelidad, el debe de advertirle que no debe estar a solas con ese otro hombre.  Si ella viola esta advertencia, entonces el esposo debe de llevarla al Kohain.   El Kohain, le dará ha tomar de las “aguas amargas.”  Si ella le fue infiel, morirá inmediatamente.  Si ella no le fue infiel, ella será salvada y bendecida.

Cuando la Torah establece los detalles, se usa una expresión poco común:  כי תשטה “Si un hombre “tistheh” a su esposa.”  La palabra “tistheh” viene de la raíz  “shoteh,” que significa locura.  Es decir como que  “Si un hombre le acusa a su esposa de estar loca.”

A Rashi le preocupa el uso de esta expresión.”  El explica, que basado en la Gemara, un adúltero no peca hasta que una ola de locura se les mete dentro.  El Siftei Chachaim explica que esto significa que, “hasta  que el yetzer harah de ellos no les enseñe, se le es permitido .

Parece claro por el  Siftei Chachaim, de que el modus operandi del yetzer harah es convencer el potencial de los pecadores, que la acción tentadora se les he permitido.  Solamente cuando el triunfa, y ellos están convencidos, es cuando ellos pecan.

Ésta explicación — que las personas pecan cuando están convencidas de que se le es permitido — parece ser difícil de entender.  Si estamos tratando con una mujer que es religiosa y formal que se ha metido en una mala situación, ella sabe que la acción que ella quiere cometer es prohibido.  ¿Como puede el yetzer harah enseñarle que está permitido?  Por un lado, la Torah puede estar hablando de un extremo opuesto — una mujer que se ha salido del camino y no le importa.  ¿Por que ella necesita que el yetzer harah le diga que es permitido?  Ella no le importa.

Entonces, en los dos lados del espectro, el yetzer harah no debería poder convencer a la persona de que si le es permitido, o bien, no tendría la necesidad de convencerlos.

Yo nunca hago nada malo

La respuesta a está basada en el entendimiento de unas de las mas básicas y consistentes peculiaridades de la “naturaleza humana:  “Yo nunca hago nada malo.”   No importa si estamos tratando con adultos sofisticados o con estudiantes, o con jueces de la Corte Suprema, o criminales condenados, la persona humana parece nunca hacer algo malo.  Los guardias nos cuentan de que sus cárceles están llenas de personas que auto-proclaman ser hombres inocentes.  Los criminales no están equivocados.  Los ladrones no están equivocados.  Los asesinos no están equivocados.  Usted no va a encontrar a un delincuente proclamando, “Si, Matar y robar es malo; ¿pero que puedo yo hacer? Yo soy débil y me entrego a mis impulsos.”  En vez, lo que usted oirá es un sistema completo de creencias explicando el por que su modo de vida es actualmente mejor para la sociedad y el mundo.

¿La pregunta es, ¿Por que?  ¿Por que el hombre simplemente no admite: es malo robar, pero yo quiero hacerlo de todos modos?

El funcionamiento interno de la persona humana

La razón por esto tiene que ver con el funcionamiento interno de la persona humana.  HASHEM creó al hombre en dos partes distintas. Una parte está hecha de los impulsos y las pasiones que se encuentran en el reino de los animales; simplemente basados en los instintos y deseos.  La otra parte del hombre es un intelecto puro; sagrado, bueno y generoso.  Esa parte de mi desea ser generoso y noble y solamente aspira a todo lo que es bueno.

Ya que esta parte de mi esta hecha del intelecto puro y sabio, nunca me permitiera pecar.  Ve los resultados muy claramente.  Entiende de que todos los mandamientos de HASHEM son para mi bien y que cada pecado me perjudica.  Debidamente, con ésta clara percepción, la persona no tendría  el libre albedrío para pecar.  En teoría, el podría ser tentado para pecar, pero el nunca actualmente lo hiciera.  Es como poner la mano en el fuego.  En teoría  el podría hacerlo, pero eso nunca pasaría.  Es una cosa estúpida de hacer.  Entonces si HASHEM creó al hombre con estas dos partes solamente, el hombre no tendría libre albedrío en un sentido práctico.

Permitirle al hombre que sea tentado para que así pueda escoger su rumbo y  ser premiado por su elecciones, HASHEM le puso otro componente en el hombre:  la imaginación.  La imaginación es la habilidad creativa para formar imágenes mentales y poder sentirlas vívidamente como si fueran reales.   Armados con la imaginación, el hombre puede crear mundos fantasiosos a su voluntad y creérselos.  Si el hombre desea girarse hacia el mal, el puede crear razonamientos para hacer que de estas formas todo sueno noble y correcto – engañándose  tal vez solamente a si mismo.  Si el desea, el pueda hacer lo que es correcto, o si el desea, el puede girarse a lo perverso.  Aun su intelecto brillante no se lo impediría.  El tiene la capacidad de crear totalmente opiniones mundiales que explican como el comportamiento que el desea es justo, correcto y apropiado.  Ahora el hombre tiene libre albedrío.

La respuesta a este Rashi es en dos niveles. Primeramente, vemos el poder del razonamiento. Aun una mujer completamente madura, santa quien fue creada en una de las mejores casa puede ser convencida, en algún nivel, que relaciones ilícitas son permitidas.  El yetzer harah usara su imaginación para crear astutamente y en manera creativa para explicar que negro es blanco, adentro es afuera, y arayos es permitido. Por mas ridículo que suene,  este es el poder que se le ha dado al yetzer harah.

La segunda idea es que aun si la mujer quien parece estar fuera del derech y no necesitaría una excusa efectivamente lo hace.  Ninguna persona humana puede hacer algo que esta mal.  Por la grandeza de su alma y la convicción de la verdad que ella conoce dentro de si, ella entiende que está prohibido que una mujer casada se vaya con otro hombre.  La única forma que ella pueda cometer éste acto es si ella planifica una manera racional para explicar como es que esta permitido.  La persona es incapaz de hacer algo que esté mal.  La única manera que el puede hacer algo malo, es haciéndolo correcto.

Hay dos grandes conceptos que vemos en este Rashi.   Primero, vemos la grandeza de la persona humana.  Sin ésta superpuesta fuerza llamada la imaginación, el alma del hombre es tan grandiosa que el no podría pecar.  Y segundo, por la grandeza del alma del hombre, HASHEM creó la fuerza de la imaginación y le permite al hombre creer exactamente lo que el quiera, permitiéndole libre albedrío.  Y ahora, aun las mas puras mujeres pueden ser engañadas a pensar de lo imposible:  arayos es permitido.  El poder de su imaginación es tal que el yetzer haráh puede pintarle un panorama que hace ver lo prohibido, permitido.  Y así, mientras que vemos la grandeza del hombre, también vemos lo equivocado que podemos estar al creer lo que queremos creer.

Este es un extracto del Shmuz en el libro de Parsha..

Get The Shmuz on the go!