fbpx

El Efecto de una Acción

“Un pueblo sagrado serán para Mi; No comerás de un animal que ha sido desgarrado en el campo; a los perros se los tiraras.”  Shemot 22:30

La Torah nos dice que si una oveja o una cabra es matada en el pastoreo, es llamado trifa y deberán de dárselos a los perros como comida.  Rashi nos explica que esto es una recompensa por lo que los perros hicieron.  Cuando el Pueblo Hebreo salió de Mitzrayim, ni un perro ladró.  Como esto era un kiddush HASHEM, por generaciones todo el treifas es para darles de comer a los perros como pago por lo que hicieron en Mitzrayim.

¿Como es que un perro tiene derecho  a una recompensa?

Este Rashi se vuelve difícil de entender cuando tomamos en cuenta que estamos tratando con animales.  El comportamiento de los animales es instintivo.  De acuerdo, ellos pueden ser entrenados para que actúen de cierta forma, pero ellos no tienen conciencia del “Yo” que puede evaluar las diferentes opciones y decidir de actuar o no de actuar.  Ellos no tienen libre albedrío.  En toda la Creación física, solamente al hombre se le dio esa capacidad.  Entonces, ¿como es que un perro reciba una recompensa por sus acciones?

Pero, aun mas, antes de este evento, HASHEM le dijo a Moshe que los perros no iban a ladrar

cuando los Hebreo saldrían de Mitzrayim.  Los Rishonim  nos explica que fue un milagro.  HASHEM los paró de ladrar para demonstrar aún más Su Gloria.  Por supuesto, ellos no merecen una recompensa para algo que ni siquiera estaba dentro de su control.

Entendiendo recompensa y castigo

Unos de los más básicos principios de nuestro sistema de creencia es que nada pasa por chance.  HASHEM creo, mantiene, y dirige este mundo.  En verdad, el hombre puede alcanzar nada en este mundo.  Cada acción y cada resultado es determinado y controlado por HASHEM.

Si Reuvain estaba predestinado a vivir 120 años, yo ni puedo hacerle daño ni tampoco ayudarlo.  HASHEM asegurará que su decreto se cumpla – y no hay nada que yo pueda hacer para cambiarlo. El hombre, en efecto, es impotente.  Esto lo deja en una situación de poder alcanzar muy poco en este planeta.  El resultado ya esta hecho.

Para permitir la recompensa y el castigo, HASHEM creo un sistema en la cual el hombre es considerado como si el determina el resultado. Si yo soy el que está actuando en la escena, el resultado es atribuido a mi; es acreditado a mi cuenta aunque el resultado fue inevitable – porque HASHEM así lo había planeado.

En el caso anterior, si Reuvain recibió una sentencia en el anterior Rosh Hashanah que su tiempo en realidad se le acabo, entonces el morirá este año, debido a mis manos o por alguna otra causa.  A lo mejor, yo podría ser permitido de ser su asesino.  Puede ser que se lleve acabo por que yo sea permitido de apretar el gatillo de una arma de fuego y de ese dísparo el morirá.  Si esto pasa, yo tendré que rendir cuentas.  Yo soy considerado como quien lo mató, aun cuando su muerte ya estaba decidida mucho antes de que yo tomara ese arma.  Si yo no hubiera estado en la escena, lo hubieran atropellado o le hubiera caído un árbol encima, pero por mi elección, yo soy considerado como el quien hizo ese acto.  Yo fui permitido de convertirme en su asesino.  Y, como tal, yo soy responsable por su muerte.

Así mismo, si alguien hubiera intentado de ayudar a Shimon y hubiera tenido éxito, entendemos que ese bien se le avecinaba a Shimon porque HASHEM así lo decidió de hace mucho. Eso es lo que el se merecía.  Si ese individual no hubiera estado allí en esa escena, ese mismo bien le hubiera venido a Shimon a través de cualquiera otra via que HASHEM usa para manejar este mundo.  Sin embargo, ya que ese servicio vino a través de las mano de un individuo, esa persona recibe el crédito de esa acción.  Es considerado como si el lo hubiera hecho.

Resultado y intención

Esto nos trae a un entendimiento mas profundo de la recompensa y el castigo.  Cuando una acción es juzgada, dos componentes son pesados:  el resultado de la acción y la intención detrás de ello.  El resultado es medido por el efecto.  ¿Que se logró?  ¿Cuánto? ¿Hasta que punto?  Intención es mucho mas sutil.  ¿Qué fue la motivación? ¿Qué fue su razón? ¿Qué fue su propósito?

Cuando nosotros los mortales juzgamos a otras personas, nos enfocamos en sus intenciones.  Si usted pensó en hacerme daño, yo

alimentaré sentimientos malos hacia usted aunque usted haya triunfado o no.  Ya que usted intento hacerme daño, yo siento que a usted le deben una retribución.  Sin embargo, si usted intento ayudarme, sin importarle el triunfo o no, yo debería sentirme obligado de apreciar sus buenas intenciones.

Cuando HASHEM juzga, el sistema es mucho mas exacto.  Intenciones y resultados casi siempre son separados, cada uno es pesado independientemente del otro.  La razón por esto esta basada en que HASHEM está involucrado en este mundo.

¿Cual es algo bueno que haya resultado sin intención?

La pregunta es, ¿que pasa si alguien intentó hacerle daño a Shimon y  sin querer le hizo un gran favor?  Asumiéramos que  no hay ninguna recompensa hacia esa persona porque su mayor intención era hacerle daño a Shimon.  Sin embargo, de sus manos le vino un mayor bien a Shimon, y en algún nivel el es acreditado con haberlo hecho.  Por eso, la recompensa le pertenece a el.  Ya que ese acto esta en su tarjeta de puntuación, esto es considerado como si el lo hizo.

A través de los perros, un mayor kiddush HASHEM  resulto

La contestación a Rashi parece ser que a través de los perros, hubo un mayor kiddush HASHEM.  Todos, tanto los Mitzrim como los Hebreos, vieron una revelación mayor de la mano de HASHEM ya que una nación entera salió sin que ni un animal se moviera.  A través de los animales un mayor bien se produjo, y por eso ellos se merecen la recompensa.  De acuerdo, eso no fue su intención – ellos son animales  – pero a través de ellos vino un bien, y por eso se les atribuye a ellos.  Por eso, ellos son merecedores de la recompensa.

¿Cuánto valen mis mitzvahs?

Hay una tremenda lección para nosotros en este concepto.  En muchas ocasiones, auto-criticamos a nuestras avodas HASHEM:  ¿Cuánta kavannah tengo verdaderamente durante davening?  ¿Hasta que punto bueno, verdaderamente he usado Shabbos?  ¿Cuánto, en verdad estoy logrando?

Mientras que puede ser que sea verdad que hay mucho espacio para mejoramiento en lo que hacemos, es muy importante de no perder las perspectiva del impacto de nuestras mitzvahs.  Aun que no estén en el nivel mas alto de pureza, mientras estamos involucrados en mitzvahs y son hechos, recibimos el crédito.  Bentsching con kavannah es infinitamente mas impactante que bentsching sin kavannah, pero bentsching sin kavannah es todavía bentsching.  Es todavía una mitzvah.  Todavía me cambia a mi y al mundo en el que vivo.

Este concepto se aplica a todo lo que hacemos.  Como Hebreos practicantes, estamos siempre involucrados en mitzvahs.  Muchos se harán de memoria pero lo estamos haciendo.  Si yo digo cien brachas al día, yo he alabado a HASHEM cien veces a HASHEM en ese día. Si yo como solamente comidas kosher tal vez sea por habito, pero yo nunca como treif.  Yo he escogido ese modo de vida, y yo constantemente estoy involucrado en el, y por esto, yo recibiré recompensa.

Crédito por afectar a otros

Esto va un paso mayor.  Cada acción que hacemos afectan a los demás. Si en mis negocios, yo actuó con escrúpulos y honestidad y otra persona Hebrea lo ve, y el adopta esa práctica, me dan el crédito por su aumento de honestidad.  Esa es la realidad, aunque hace mucho que se haya olvidado de que yo fui la fuente de su cambio.  Aunque no fue mi intención y a lo mejor no este consiente de ello, a través de mis acciones el cambio, y así es que yo soy considerado el responsable por esa diferencia.  Todo lo que el haga por hecho de ésta impresión es atribuida a mi.

Las ramificaciones de este concepto es sorprendente.  En el lado bueno al igual que el lado malo, todo lo que hacemos nos afecta a nosotros y a los demás.  Si yo me comporto en una manera que no es apropiado para un Hebreo y otros me ven, lo mas probable es que les afecte a ellos.  Si ellos adoptan a su vez, ciertos comportamientos malos, eso también me será acreditado.  Sin en cambio, si yo me involucro en actividades apropiadas y me convierto en un ejemplo para lo que es bueno y propio, seré acreditado con la mitzvah de todos los que he influenciado sin importar si fue mi intención o no.  Nuestras acciones cuentan mucho mas de lo que nos podamos imaginar  – aunque no estén en el nivel mas alto de perfección.

Este es un extracto del Shmuz en el libro de Parsha..

Get The Shmuz on the go!