fbpx

¡Loshon Horah Mata!

Rebbe Yanni exclamó, “¡Toda mi vida he leído ese pasuk, pero nunca antes había reconocido lo simple que era hasta que este vendedor ambulante me lo revelo! – VaYikrah Rabba 16:2

¿Que fue lo que el vendedor ambulante le revelo al Rebbe Yanni?

Parece ser que el Rebbe Yanni aprendió una gran lección de este vendedor ambulante, algo tan poderoso que le impacto ha ambos a su percepción y a sus acciones.  La dificultad con este Medrash es que no parece ser que el Rebbe Yanni aprendió algo nuevo.  Claramente, el sabia el posuk antes de que el vendedor ambulante se lo haya dicho.  Probablemente el había repasado esas palabras cienes de veces anteriormente.  Como el era un Tanna el había dominado completamente la Torah y había entendido su significado, lo profundo y las  implicaciones de esas palabras.  ¿Que nuevo concepto aprendió el Rebbe Yanni  del vendedor ambulante?

La contestación a esto es mejor entendido con un moshol.  Imagínese que una madre y un padre están buscando una yeshiva para su hijo.  Después de mucha investigación, encuentran la solución perfecta.  Tienen el medio ambiente apropiado, los niños correctos, exactamente la mezcla correcta – un encaje perfecto.  Pero entonces ellos oyen las noticias.  ¡Los muchachos en esa yeshiva fuman!  ¡Ay, que calamidad! Los dos exclamaron.  “¿Y ahora que?  Podrá ser una gran yeshiva, y tal vez nuestro hijo sobresalga allí, pero todo el mundo sabe que el fumar mata.  Es un habito muy difícil de romper.  La verdad es que no lo vale.

Así que decidieron no mandar a su hijo a esa yeshiva.

Mientras tanto, usted y yo discutimos si ellos escogieron correctamente, nadie puede argumentar que ellos tienen un punto valido.  Después de todo, hábitos negativos son difíciles de cambiar, y el fumar tiene consecuencias serias para la salud.

Ahora, miremos el mismo escenario con un pequeño ajuste:  el mismo joven, la misma yeshiva,  el mismo encaje.  Pero, en vez que los padres descubren que los muchachos fuman, ellos descubren que los muchachos en esa yeshiva hablan lashon harah.  ¿Que podemos anticipar que pueda ser la reacción de los padres?

“¡Ay D-s mío!” ¡La Torah nos advierte contra la Lashon harah!  Con solo una conversación, una persona puede violar docenas de prohibiciones.  Y aun peor, puede fácilmente llegar a convertirse en un habito permanente.  Lashon harah mata… Puede que sea una gran yeshiva, pero olvídese.  ¡No podemos correr ese riesgo!”

De alguna forma no parece ser que esa seria la reacción.  Mas factible su actitud seria, “Escucha, no es algo de la cual estamos contentos de oír, pero no es una razón por la cual deberíamos de descalificar a una buena yeshiva.”

Analicemos la diferencia de sus reacciones.  Asumiendo que estas son personas bien

educadas, ellos saben que la Torah específicamente, claramente y definitivamente nos dice que hablar lashon harah, mata, y que al cuidar nuestras lenguas la Torah nos garantiza una vida larga.  Ellos han oído muchos shmuzin hablando sobre la severidad de este tema, y ellos no lo cuestionan.

Sin en cambio, ellos saben que mientras el fumar tiene un correlación alta a diferentes enfermedades, a final de cuentas, es solamente un pequeño porcentaje de las personas que actualmente mueren de complicaciones relacionados con el  fumar.

El no fumar, que a lo mejor mata, ellos temen, pero al lashon harah, que ellos saben que definitivamente mata, ellos no están preocupado sobre eso.  ¿Como entonces podemos entender esta anomalía?

La contestación es que cuando la ciencia medica nos dice algo, nosotros lo aceptamos como si fuese ley.  Estos son los hechos; esta es la realidad.  Desgraciadamente, cuando la Torah nos dice algo, no es igualmente visto como verdad.  “Usted necesitad mucha emunah para realmente aceptarlo.  “Yo no se si yo estoy en ese nivel.”  Y por lo tanto, en las mentes de los padres, “Lashon harah… mejor dicho, quiero decir que una mitzvah, no lo es, pero seguramente no es tan peligroso como fumar.  ¡Fumar verdaderamente mata!

Esto parece ser la contestación al Rebbe Yanni.  Tan grandioso como el era, y mas aun como el aceptaba todas las palabras de la Torah como verdad, en algún nivel no eran 100% real para el.  El vendedor ambulante le revelo a Rabbi Yanni que la Torah nos enseña que “lashon harah mata” en el sentido mas simple y directo.  Entonces fue cuando se volvió algo real para el.

La distancia mayor en la tierra entre la cabeza y el corazón

Hay dos grandes lecciones para nosotros en todo esto.  Una es fácil de entender la gravedad de las palabras que decimos – los efectos en nosotros y en otros.  La segunda lección es mucho mas ancha y afecta todas las áreas de nuestro crecimiento.  Nosotros los humanos estamos motivados por las cosas que consideramos valioso.  Si nosotros vivimos en una cultura que usa el dinero y las posesiones materiales como la medida del triunfo, esto nos afecta y llega a ser parte de nuestra realidad.  Se convierte en una meta que vale la pena perseguir, algo de la cual podemos aspirar y algo que podemos usar como una medida de nuestro logro.  Aunque totalmente reconocemos que no nos lo podemos llevar con nosotros, nuestro sistema de valores se convierten distorsionados.  Esto afecta nuestro foco y como nosotros gastamos nuestro tiempo.

Unos de los aspectos mas importante del crecimiento es hacer los valores de la Torah real.  No en teoría, no como una idea remota y distante, sino mas bien “entenderlo” sabiendo que cada palabra en la Torah es verdadera.  Aunque no lo podamos actualmente sentirlo, algún día si lo veremos.  Algún día, entenderemos que cada palabra del estudio de la Torah es mas valiosa que las joyas mas preciosas.  Algún día apreciaremos que cada uno de los comentarios crueles que en algún tiempo hemos hecho, regresaran como viejos fantasmas para atormentarnos.  Y algún día reconoceremos que cada acción, hecho, y pensamiento esta siendo grabado en video para posteriormente reproducirla al final de nuestros días.

Entre mas nos enfocamos en el sistema de valores de la Torah, lo mas real será para nosotros, y mas todavía seremos motivado por lo que tiene valor y preciosidad eterna.

Este es un extracto del Shmuz en el libro de Parsha..

Get The Shmuz on the go!