fbpx

Las Personas Creen Lo Que Quieren Creer

“Y Moshe estiro su mano sobres las aguas, y HASHEM movió las aguas toda la noche con un fuerte viento oriental, y El transformo las aguas y las hizo tierra húmeda y las aguas se separaron.”  – Shemos 14:21

Mitzrayim, la nación que presumía de que ningún esclavo se había escapado de su tierra, observaron con impotencia como la Nación Escogida se fue victoriosamente.  El pueblo Hebreo, acerca de tres millones  de personas, con fuerza marcharon a través del desierto rodeados de nubes por todos los lados que los protegían y con una columna de nubes que alumbraban la noche como si fuese de día.

Aun en este momento, Pharoah mandó sus espías para que los siguieran.  Después de tres días, sus agentes les informó que los Hebreos se habían ido fuera de rumbo. Pharoah llamó a su gente, “Reivindiquemos lo que es nuestro,” y el los guió a la búsqueda.

Cuando los Mitzrim llegaron al lugar, los Hebreos estaban acampados contra el Yam Suf..  Con sus espaldas contra el agua y sin ninguna lugar a moverse,  parecía con seguridad que los Mitzrim los iban a volver a retener.  En ese instante, la nube de fuego que los guiaban a los Hebreos a través del desierto se movió hacia atrás del campamento y paro el avance de los Mitzrim.  Toda la noche, los dos campamentos permanecieron en sus lugares, separados por la Nube de Gloria.

El Ramban nos dice que durante la noche, un viento oriental comienzo ha soplar.  Este fue el viento que dividió el mar. En el principio, hizo unas hendiduras en el mar, pero al transcurso de la noche, el viento se hizo mas fuerte, y esas hendiduras crecieron en tamaño y en profundidad hasta que el mar mismo se dividió en doce definidos caminos — listo para que cada Shevet cruzara en su propio canal.

El Ramban explica que HASHEM dividió el mar específicamente con un viento oriental “para que así pareciera como que el viento fue quien dividió el mar en divisiones.”  Aunque el viento no podría dividir el mar mucho menos dividirlo en doce divisiones separadas.  Sin embargo por el gran deseo de querer perjudicar a los Hebreos, los Mitzrim “lo clavaron como una causa natural.”  Solamente fue el viento y nada más.

¿Como es posible que los Mitzrim pudieran creer que el viento dividió el mar?

Este Ramban es muy difícil de entender.  ¿Como es posible que los Mitzrim pudieran clavar la división del mar, en el viento? Ellos eran  personas inteligentes y razonables.  Ellos, como todos los otros, claramente entendieron que no era posible que eso fuera un acontecimiento natural.  Como es posible que ellos aceptaran esta farsa — que el viento dividió el mar.

Entendiendo el libre albedrío

La contestación a esta pregunta esta predicada en el concepto del entendimiento del libre albedrío.  El libre albedrío teoréticamente

no significa la capacidad de hacer el bien o el mal.  Es la habilidad practica donde cualquier lado es posible.  Cuando una persona con la misma facilidad puede girar hacia lo malo como hacia lo bueno, entonces es su decisión al escoger.

Como una ilustración, —¿Tiene usted el libre albedrío de poner su mano en el fuego?  En teoría, usted puede.  Usted puede hacerlo.  Pero usted nunca lo hiciera.  se perjudicaría. Es insensato.  Mientras que en teoría, usted tiene el libre albedrío de hacerlo, en un nivel practico, no lo hace.

Creando el hombre

Chazal nos dice que HASHEM creo al hombre para darle la oportunidad de moldearse en lo que va a ser para la eternidad. La formación de la persona se logra a través  de escoger lo que es correcto y justo evitando lo que es malo y erróneo.  Mediante estas decisiones, el hombre se le otorga la habilidad de moldearse.

Para proporcionarle al hombre un campo con condiciones de igualdad, HASHEM tomo el sechel — esa parte pura y brillante en mi —y me la coloco dentro de mi cuerpo dándome energías, pasiones, y deseos.  Ahora las dos partes de mi están integradas.  Yo no quiero solamente lo que es bueno y correcto y noble.  Yo también tengo el deseo y el hambre de muchas otras cosas.  Escoger solamente lo que es bueno ya no es tan simple.

De todos modos, si HASHEM, creo al hombre solamente de estas dos partes — el sechel  y el guf — el propósito de la creación nunca se hubiera cumplido.  La sabiduría del hombre es tan sabia que seria casi imposible el pecar.  Ya que cada pecado me hace daño y cada mitzvah me hace en algo mayor, una mejor persona, mi inteligencia no me permitirían pecar, no obstante la tentación.  Yo claramente lo reconocería como dañino para mi.  Casi como poner mi mano al fuego, en teoría yo tendría libre albedrío de hacerlo, pero al nivel practico, no lo hiciera.

Imaginación — su rol y su función

Por lo tanto, HASHEM le añadió otro componente al ser humano:  la imaginación.  La imaginación es la habilidad creativa para formar una foto mental y poderla vivirla fuertemente y gráficamente,  es como si fuese real.  Pregúnteselo, a cualquiera que ha llorado mientras que lee una novela si la imaginación no es una fuerza poderosa.

Ahora, armados de esta fuerza, el hombre puede crear mundos fantasiosos a su voluntad y creérselo.  Si un hombre desea ser perverso, el puede razonar sus acciones para que suene noble y correcto—por lo menos para engañarse a si mismo.  Armado con la imaginación , el hombre tiene francamente libre albedrío.  Si así el lo desea el puede hacer lo que esta correcto, o si el lo desea, el puede girar hacia lo que es malo, incluso su mente brillante no se lo evitará.  Con la imaginación, el es capaz de crear enteras filosofías para explicar como el comportamiento que el desea es bueno, correcto y apropiado. Ahora el hombre tiene libre albedrío.

Las Personas Creen Lo Que Quieren Creer

La realidad es que la gente no necesariamente creen lo que es factual, comprobado y verdadero;  ellos creen lo que ellos quieren creer.  Y aunque hay un montón de ejemplos de esto, una de las manifestaciones mas grandes es la de los Mitzrim persiguiendo a los Hebreos en el Yam.

A pesar de haber vivido los makkos, a pesar de ver la división del Yam en secciones, ellos no creyeron en el milagro.  Ello lo atribuyeron al viento porque eso era lo que ellos querían creer.

Poder entender esto nos puede ayudar como las personas pueden mirar fijamente a cosa tan obvias y verdaderas y sin embargo negar su propia existencia.  Hay muchas razones por la cual una persona no quiera aceptar lo que la mente le dice como verdad.  El tiene que guardar todos los otros asuntos y enfocarse en esta pregunta solamente:  ¿que yo creo que es la verdad?  Olvide las consecuencias.  Olvide la agenda.  Hay acaso un Creador de este mundo?  La lógica los traerá a ver la mano de D-s.  De todos modos, si el no es honesto, entonces nada en el mundo lo va a convencer, ni los grandes milagros,  ni tampoco la separación del Yam Suf mismo.

Este es un extracto del Shmuz en el libro de Parsha..

Get The Shmuz on the go!